Buscar
  • IMECIRC

Mitos y realidades del reciclaje

El término reciclaje puede ser definido como la acción de recuperar materiales mediante la transformación de residuos post-industriales y post-consumo a través de distintos procesos fisicoquímicos o mecánicos, con lo cual, los materiales potencialmente transformables puede tener un nuevo uso. De forma similar, la Unión Europea define al reciclaje como la acción mediante la cual los desechos son reprocesados en productos, materiales o sustancias, ya sea para cumplir el propósito original o para otros fines. Incluye la transformación de material orgánico, pero no incluye la recuperación de energía y la transformación en materiales que serían usados como combustibles o materia prima.

Ambas definiciones coinciden en que este proceso permite restituir el valor económico al crear diferentes productos, permitiendo alargar su ciclo de vida, lo cual ha hecho que este proceso se haya popularizado como una solución al problema de la basura. Sin embargo, la realidad es mucho más compleja y pensar que existe una solución universal deja fuera una gran cantidad de variables.


Para entender algunos mitos y realidades del proceso de reciclaje, empecemos aclarando que los consumidores no “reciclamos”, sino que separamos los residuos en diferentes tipos para permitir el reciclaje, el cual sucederá en industrias especializadas y con el uso de maquinaria y energía. Esto indica que la sociedad civil es el primer filtro del proceso al ser la fuente generadora, por lo tanto nuestra participación es vital para una eficaz cadena de reciclaje, por lo tanto, es indispensable que todos sepamos cómo hacer esta separación de forma correcta.


Para empezar, podemos separar los residuos en dos grandes grupos: orgánicos e inorgánicos, y posteriormente, separar la categoría inorgánica en otras 2: reciclables y no reciclables. En este punto, hay que considerar que no todos los materiales se pueden reciclar, ya sea por la forma en que están diseñados, por mezcla con otros materiales, porque no hay cadena de acopio en la localidad o porque no se ha desarrollado una industria especializada para hacerlo. En México, la generación de residuos por persona se calcula en 0.944 kg por día (0.653 kg de origen domiciliario y 0.291 kg no domiciliario). Se estima que la generación total de residuos en toda la República Mexicana es de 120,128 toneladas por día, lo que equivale a 43.8 millones de toneladas al año. De esta cifra, solo el 31.56% corresponde a residuos susceptibles de aprovechamiento, el 46.42% a residuos orgánicos y el 22.03% a “otros” residuos (7). De hecho, la tasa promedio de recuperación de residuos valorizables es de 1.95 % respecto a su producción, debido a la ausencia de centros de acopio, plantas de reciclaje, a la falta de separación de desechos en la mayoría de los estados del país y a la falta de interés, participación y responsabilidad de las empresas que crean estos productos generadores de millones de residuos. De las 42.1 millones de toneladas de residuos valorizables como plástico, cartón, papel o aluminio que se generan cada año en México, sólo se recicla el 6.7 por ciento (poco más de 2.5 millones de toneladas), así que más de 39 millones de toneladas van a la basura llegando a contaminar ríos y mares, por lo que la Alianza México sin Plástico y Greenpeace sostienen que la industria del reciclaje no es suficiente (9).


Otro punto a considerar es que, aunque un material se pueda reciclar, la mayoría de éstos pierden calidad en cada ciclo, a esto se le llama infrareciclaje. Por ejemplo, el papel solo puede ser reciclado 7 veces y al final la fibra ya perdió mucha calidad. Lo mismo pasa con algunos plásticos, por ejemplo el PET, el cual no siempre se podrá reciclar para convertirlo en botella de agua. Además, cada vez se diseñan más envases difíciles de reciclar por su composición, colores llamativos e incluso por el uso de serigrafía (5).


Es por esto que reciclar los residuos y sobre todo los de un solo uso, es la última de las alternativas de la economía circular, ya que este modelo abarca el ciclo completo de producción, incluyendo el uso eficiente de materias primas, la optimización de los recursos energéticos y la minimizacion de riesgos ambientales.


Existen alternativas al reciclaje que coloquen a este proceso el último de los recursos para disminuir los problemas actuales de basura. Por ejemplo, se deben generar modelos que involucren un diseño ecológico que permita reutilizar las cosas sin que hayan pasado por un proceso de transformación, siendo una acción más beneficiosa para la conservación del ambiente.


Por otro lado, el reciclaje enfrenta retos a diferentes escalas, por ejemplo, para mejorar el aprovechamiento de los residuos, se deben incrementar las acciones de separación desde las fuentes, como lo son hogares, escuelas, oficinas, restaurantes, empresas, entre otros, ya que sin la participación social, el reciclaje de vuelve una tarea titánica, casi impensable.

Otro reto es la falta de cifras certeras que nos permitan analizar un panorama real del reciclado, ya que es un sector en el que predomina la informalidad. En este sentido, eI Instituto Nacional de Recicladores A.C. (INARE) estima que aproximadamente 200 mil micro y medianas empresas se dedican a la recolección, acopio y reciclaje de residuos sólidos valorizables en México; sin embargo, sólo 2 mil 700 de ellas operan de manera formal (9). Al menos 2 millones de familias dependen de esta actividad: desde pepenadores, compradores de metales, plásticos y aluminio; hasta transportistas. No obstante, la mayoría de la cadena opera en la informalidad por lo que se desconocen los datos de la recuperación de residuos (5).Este vacío de información dificulta la evaluación del proceso y merma la capacidad de proponer soluciones ante las dificultades que la industria enfrenta. Del mismo modo, la iniciativa privada solo presenta datos globales del reciclado que se efectúa a nivel nacional, lo cual hace imposible conocer su aportación real al sistema de reciclaje (5).


Todo lo anterior explica porque el reciclaje no es economía circular por sí solo y cómo es que forma una parte importante en este modelo sólo si va acompañado de otras estrategias enfocadas a disminuir residuos y eliminar el desperdicio.

Todos tenemos una responsabilidad en la gestión y reciclaje de residuos; los consumidores tenemos que empezar por separar los residuos desde casa, las empresas e industria proponer mejores alternativas de empaques / envases e involucrarse en acciones que fomenten la responsabilidad compartida del productor y el gobierno debe trabajar y aprobar lo antes posible en políticas públicas que beneficien a los involucrados en la cadena de reciclaje y ayude a facilitar el manejo de los desechos. Sin la colaboración de cada actor, el proceso se hace impensable.




Fuentes:

1.- SEMARNAT: https://www.gob.mx/semarnat/acciones-y-programas/clasificacion-reciclaje-y-valoracion-de-los-rsu

2.- Manual Complementario. Reciclaje. Gestión Sustentable de Residuos. Fundación Basura Cero, 2017. Santiago de Chile.

3.- Inforeciclaje: https://www.inforeciclaje.com/que-es-reciclaje.php

4.-. Informe de la Situación del Medio Ambiente en México. Compendio de Estadísticas Ambientales. Indicadores Clave, de Desempeño Ambiental y de Crecimiento Verde. Edición 2015. SEMARNAT. https://apps1.semarnat.gob.mx:8443/dgeia/informe15/tema/pdf/Cap7_Residuos.pdf

5.- Reciclar. La falacia de la industria en la lucha contra la contaminación plástica. Estado del Reciclaje. Reporte Completo. Greenpeace https://cdn2.hubspot.net/hubfs/2617486/Greenpeace/templates/pages/alianza/estado-del-reciclaje-reporte-completo.pdf

6.- Empresarios recicladores se niegan a dejar negocio a extranjeros. http://www.jornada.com.mx/ultimas/estados/2019/10/25/empresarios-recicladores-se-niegan-a-dejar-negocio-a-extranjeros-7782.html

7.- Oportunidades para transitar hacia la economía circular en materia de prevención y gestión integral de residuos. Parte 1. Caso de los residuos sólidos urbanos. www.cristinacortinas.org

8.- Clasificación, reciclaje y valorización de los RSU. https://www.gob.mx/semarnat/acciones-y-programas/clasificacion-reciclaje-y-valoracion-de-los-rsu

9.- Solo se recicla el 6.7% de desechos en México (Nov, 2019). https://www.milenio.com/politica/mexico-recicla-6-7-ciento-desechos


Mitos y Realidades del Reciclaje


Mito: El signo de reciclaje significa que es reciclado o que puede reciclarse y cuántas veces.

Realidad: El símbolo que hoy conocemos como reciclaje y el número que tiene, sólo nos indica el código de resina que es el producto, se creó en 1970 y en la década de los 80´s se agregó el número para facilitar el trabajo de las plantas recicladoras. Aún cuando en ese momento sólo algunos tipos de plástico 1, 2 y 5 eran reciclables, incluso hoy, plásticos como en 3, 6 y 7 son casi imposibles de reciclar.


Mito: El camión de basura recicla la basura que entregamos

Realidad: Los países miembros de la OCDE sólo reciclan en promedio 24% de los residuos (datos a mayo 2012) En México apenas se recicla el 9.6% de acuerdo con el informe presentado por SEMARNAT a la OCDE en 2012.


Mito: No sirve de nada separar la basura porque el camión la junta.

Realidad: Los pepenadores tratan de rescatar y reciclar la mayor cantidad de residuos para poder venderlos y obtener ingresos: limpiar, comprimir y separar los residuos facilita el reciclaje de ciertos residuos como cartón, aluminio, fierro, plásticos 1, 2 y 5. Muchos residuos no serán rescatados porque no representan ingresos para los pepenadores.


Mito: Los pepenadores venden los residuos y por lo tanto se reciclan.

Realidad: Efectivamente, ALGUNOS residuos representan un ingreso para los pepenadores. Es importante identificar cuáles son platicando con el equipo de recolección de tu colonia para facilitar el reciclaje de los residuos que a ellos les interesa y que tú lleves directamente a algún centro de acopio de los residuos que ellos no canalizan.


Mito: El plástico es un material circular porque se recicla.

Realidad: El reciclaje es la última opción de la economía circular, sólo cuando todas las opciones anteriores fallaron, como rechazar, reducir y reutilizar. El plástico sólo se considera circular cuando es reciclado y reciclable. Ahora bien, recordemos que hay 7 tipos de plásticos, e incluso dentro de cada clasificación hay subclasificaciones, como el caso del plástico tipo 1, que incluye botellas 100% reciclables como las de agua y refresco y otras de color u opacas que aunque digan 1, nadie las recicla, o las charolas plásticas de frutos rojos, lechugas, pan o ensaladas que mezclan el plástico tipo 1 con otros polímeros haciéndolos no reciclables.


Mito: Los Bioplásticos son una mejor opción que los plásticos.

Realidad: Los bioplásticos son hechos con plantas u otros materiales biológicos en lugar de petróleo, el cultivo de plantas para generar bioplásticos produce contaminación por fertilizantes y contamina la tierra cultivable. La mayoría de los bioplásticos en el mercado requieren de una composta industrial para cumplir con los estándares de biodegradabilidad. Cuando un bioplástico se mezcla con un plástico “normal” lo degrada volviendo sus cadenas moleculares muy frágiles, por lo que ambos contaminan los ecosistemas más rápido.


Mito: Las bolsas oxodegradables son una buena opción.

Realidad: Los plásticos oxodegradables se descomponen tras un proceso de oxidación y exposición a microorganismos específicos, por lo que depositarlos en un camión de basura, lejos de ayudar, se comportan como una barrera de crecimiento para especies vegetales, impiden la circulación del agua y oxígeno en el suelo, también se depositan en cuerpos de agua obstruyendo los intestinos de animales y personas que la ingieren.


Mito: Todos los residuos reciclables efectivamente se reciclan.

Realidad. El hecho de que un material pueda ser reciclado no significa que vaya a serlo, necesita llegar al centro de acopio adecuado y a la planta de reciclaje, por ejemplo, a pesar de que el vidrio es 100% reciclable, actualmente sólo 12% se recicla de acuerdo con SEMARNAT.


Mito: Las empresas diseñan sus empaques para poder aprovechar sus residuos y fabricar nuevos empaques.

Realidad: Para muchas empresas es tan complicado el proceso de recolección de sus propios empaques, que prefieren seguir empacando con material virgen, principalmente vidrio y plástico. Algunas empresas aún teniendo la opción de comprar su propio material reciclado prefieren virgen por temas de costo, pureza del empaque o porque no quieren rediseñar el proceso. Necesitamos construir una sociedad donde por ley todos los empaques estén hechos con cierto porcentaje de insumos reciclados, se puedan reusar y sean 100% reciclables.


Mito: Las envolturas metalizadas se reciclan con el aluminio.

Realidad: Las envolturas de papas (y todas las de ese estilo) no son de metal, son un laminado que tiene varios tipos de plástico y metal, entra dentro de la clasificación BOPP plástico tipo 5, en México existen algunos programas de reciclaje para este material como el de ECOCE, desafortunadamente tienen muy poco alcance por lo que la gran mayoría termina en tiraderos a cielo abierto. El papel aluminio, contrario a lo que muchos creen, no puede reciclarse con las latas de aluminio como las de refresco, aunque técnicamente sí podría reciclarse, hoy no existe un mercado que lo acepte, industrialice o comercialice, por lo tanto no se considera reciclable.


Fuentes:

  1. recycling-revolution. Gary Anderson

  2. Secretaría de Medio Ambiente. Página de SEGOB: https://apps1.semarnat.gob.mx:8443/dgeia/informe15/index.html

  3. Reciclaje en México. Comercio Exterior vol. 64. Juan Pablo Góngora. http://revistas.bancomext.gob.mx/rce/magazines/757/2/reciclaje_mexico.pdf

  4. Ecolana. Símbolos del reciclaje. https://ecolana.com.mx/ecomapa/simbolos-del-reciclaje.html

  5. National Geografic. Planeta o Plástico. 2018

  6. Sustainability Metrics, Life Cycle Assesment and Green Design Polymers. Pittsburgh University 2011. http://www.news.pitt.edu/sites/default/files/documents/TaboneLandis_etal.pdf

  7. Gestores de Residuos México. Plásticos Exodegradables y sus efectos negativos. https://gestoresderesiduos.org/noticias/mexico-plasticos-oxodegradables-y-efectos-negativos

  8. Entrevista a Ana Cervantes de Ecolana y a José Luis Beltrán de México Recicla




Autores.- Apátiga, E; Ayala-Azárraga, C, Barranco, P; Beltrán, D; Beltrán, J.L.; Velásco, A; Brum, C; Madrigal, P; Vargas, M. IMECIRC, México. Octubre 2020.

141 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo